Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘perro’

El otro día subieron Paula y Juan con Cholo a casa. Cholo es tonto, va corriendo de un lado para otro saludando a todo el mundo y a mí me deja en muy mal lugar. Tuve que pararle los pies gruñendo y enseñándole los dientes para que se tranquilizara un poco. Aún así a todos le cayó mejor que yo y estuvieron un buen rato diciendo que es mucho más simpático.

Encima para terminar hizo una demostración de todo lo que sabe hacer: dar una pata, chocar las manos con Paula, hacerse el muerto después de recibir un disparo, tumbarse, rodar, etc. Al final, como vieron que me ponía celoso, me acariciaron y nos dieron chuches a los dos 🙂

Anuncios

Read Full Post »

El otro día granizó en muchas ciudades de España, incluida la nuestra. Estábamos papá y yo bajando a la calle por la mañana cuando empezó todo. Yo salí del portal tan contentico como siempre cuando me cayeron dos pedrolos en la cabeza. Volví corriendo al portal sin entender bien qué pasaba y me negué a salir al parque; así que subimos a casa hasta que la tormenta terminó.

Clara nos contó que la Floppy estaba muerta de miedo en un rincón de su casita con los ojos abiertos como platos.

Read Full Post »

Me he despertado como todos los días, con los pasos de mis amos cuando van a desayunar en la cocina, pero me quedé remoloneando un poco más. Total, soy un perro sin obligaciones. Al rato decidí despertarme para beber agua y tomar algo de pienso y ahí me di cuenta de que no era un día corriente. Mis dueños estaban vestidos con sus mejores galas y a mí no me hacían mucho caso… había revuelo. Había algo que celebrar en ese día ¡El cumpleaños de Juan!

Me puse triste porque pensé que me tendría que quedar en casa, pero mis amitos son geniales y resultan que escogieron un lugar para celebrar el cumpleaños  en el que se admiten mascotas : ) Sé que muchos pensaréis que es una tontería pero en muchas grandes ocasiones me he tenido que quedar en casa, me he perdido eventos de todo tipo: cumpleaños, bodas, bautizos … y eso que me quieren un montón pero como no me pueden llevar a todos los sitios, pues me tienen que dejar en casa.

restaurante jardin

Me imagino que será en un sitio bastante chulo, donde se comerá muy bien (y por lo tanto me caerán buenas sobras) y con una jardín bien grande para que corretee y juegue. Además, con la de invitados que va a haber seguro que no me falta gente con la que poder jugar.

Así que no me ha quedado más remedio que ponerme la pajarita de las grandes ocasiones (bueno, me la han puesto ellos) para presumir delante de todos los invitados.

Read Full Post »

Os dejo la preciosa historia del último día de la vida de un perro enfermo. Su superfamilia le preparó una gran despedida con las cosas que más le gustaban para que se fuera muy muy feliz. Aquí os dejo la noticia completa. ¿Os imagináis comer 10 hamburguesas? Yo no sé si podría… ¡Seguro que me pondría malísimo!

Read Full Post »

Después de leer este artículo (http://lanubedealgodon.com/27-ejemplos-de-por-que-la-vida-de-un-cachorro-es-mucho-mas-dificil-de-lo-que-piensas/#) he decidido comentaros algunas cosillas:

1. Tienen que averiguar qué pueden morder para que no les grites. Ya hablé de eso en una de mis primeras entradas de este blog: Morder.

4. Le hacen fotos ridículas durante todo el día. También hablé de las simpáticas amigas de Clara… De peque.

15. Nadie se toma en serio sus ladridos. Dani, el marido de una amiga de Óscar, tenía un Beagle y el primer día que ladró lo llevaron corriendo al veterinario porque creían que le pasaba algo. El veterinario les explicó que los Beagles no ladramos, sino que aullamos parecido a los lobos. En casa también he tenido que aguantar algunas bromas sobre mis aullidos…

17. La gente los confunde con adorables peluches. Mamá y Clara me sacaron un día a pasear, con un par de meses y me quedé sentadito en el césped. Como el césped estaba alto y yo era muy pequeño, casi no se me veía, pero pasó una señora y les dijo: “Qué preciosidad, no os descuidéis ni un segundo, porque me lo llevo, parece un peluche”.

22. Y cuando salen de paseo cualquier momento es bueno para echarse una siesta. Nunca me he echado la siesta en la calle, pero un día hacía tanto calor que no podía volver a casa del paseo, así que me tumbé a la sombra a descansar. Clara intentaba tirar de mí, pero no había forma. Un señor que pasaba le dijo riéndose que de ahí no me iba a mover. Al final esperó 20 minutos y me llevó a casa en brazos.

24. No se han dado cuenta aún de lo que es el agua. Un día papá me llevó a pasear por el campo, por la orilla de un río. Yo me distraje y cuando volví a mirar me di cuenta de que estaba en la otra orilla. Había un puente dos metros más adelante, pero decidí ir por el camino rápido y me tiré al agua. Era una poza y casi me ahogo. Desde entonces odio el agua y nadie entendía por qué, ya que Papá no confesó el percance hasta muchos años después.

27. Crecen tan rápido que sus sitios favoritos se quedan pequeños. Cuando era bebé, dormía delante del sofá encima de la zapatilla de Juan, porque tiene un pie tan grande que cabía entero encima. Ahora ya no puedo hacerlo, así que siempre duermo con una patita encima de la zapatilla de alguno de los que esté sentado en el sofá, para que cuando se levanten, me tengan que despertar y pueda controlar bien todo.

Read Full Post »

¿Qué os parece este maldito gato? Pues bien. Os voy a contar una cosa de Clara que nunca he dicho. A ella le encanta, LE ENCANTAAA, despertarme cuando estoy dormido. A Juan también. Hay veces que estoy profundamente dormido y vienen a hacerme algo para fastidiarme. Algunas veces no me entero, pero otras, escucho su malvada risa antes de que empiecen a fastidiarme, así que me preparo.

A Clara le dan ataques de risa sólo de pensar lo que me va a hacer, entonces le suelen salir mal las jugarretas. Esta Navidad, por ejemplo, estaban la abuela, mamá y ella en el sofá y yo, durmiendo debajo de la mesa. Clara se empezó a reír y mamá le dijo que me dejara en paz. La abuela preguntó qué pasaba y Clara le dijo: “Ahora vas a ver”. Entonces me pegó un susto y me desperté. Clara se reía mucho y mamá resoplaba. La abuela preguntó qué gracia tenía eso y mamá le dijo: “Ninguna”, pero Clara seguía riéndose. Otro día hizo lo mismo, pero ayudada por Juan. Yo creo que los dos me tienen envidia.

clara1

Read Full Post »

Queridos amigos, tenéis que leer esta noticia y decirme si no cogeríais un coche ahora mismo para ir a Galicia y adoptar a estos dos maravillosos peludos. Mamá, tú también.

 

Read Full Post »

Older Posts »